El olvido

“Nunca más seremos lo que fuimos.

Estaremos siempre a la deriva.”

Diario de una curiosa

El olvido llega cuando uno olvida de dónde vino. Y uno olvida de dónde vino porque los recuerdos se le atraviesan por la calle como una telaraña, insistentes en la idea de que la casa de uno es mejor, que la calidez es mejor, que el pasado es mejor. Telarañas intempestivas que, al cabo de un tiempo, uno quiere apartar para poder ver y dejarse de tanta nostalgia, peso inútil, que aplasta el presente.

Y a uno se le olvida.

Se le olvida que hasta en Cali hay buenas bandas, intelectuales, amigos de verdad, gente aunténtica, en la calle, talento.

Uno quiere olvidar y se le olvida. Aquella tarde en que todo lucía resplandeciente de tantos colores al compás de las risas. A uno se le olvida que la gente lo quiere como uno es, y que uno la quería como era. Como es. Porque ellos, no han cambiado. Uno…

View original post 192 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s