Oda al tiempo libre

“Y en fin, ¿será que el televisor, el computador y los restaurantes de comida rápida son el destino final de nuestro (precioso) tiempo libre?”

Diario de una curiosa

Abril de 2018

La vida de un ser humano de ciudad se divide entre correr de un lado a otro y hacer cosas que, de haber tenido la sabiduría para evitarlas cuando era más joven, no haría. Es una mirada perdida en un metro, nostálgica y a veces resentida, que busca el sentido de su vida y no siempre lo encuentra. Entonces tiene hijos, espera para estos lo mejor, pero aún vive en el mismo sistema. Sus hijos, saltando cercos entre los mil peligros de la ciudad, se sentirán más perdidos que sus padres, y no irán a verlos con gusto, porque les reprocharán que algo les faltó.

Esperanza.

Nacieron sin que se lo preguntaran.

Entonces, ¿no nace el hombre libre?

Pues resulta que el hombre nace libre pero se vende a un chantaje bastante fácil: el miedo.

Miedo a no tener suficiente, miedo a fracasar, miedo a ser rechazado…

View original post 985 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s